Taller de luthería: Muestra itinerante de Luis Valdés Aguilar

La muestra permanecerá abierta desde el jueves 6 hasta el 20 de julio de 2017. Horario de la sala: lunes a viernes de 9:00 a 14:00 hrs. y de 15:00 a 19:00 hrs. Sábados de 10:00 a 13:00 hrs. Entrada liberada.

Los invitamos a una exposición única de instrumentos de cuerda donde el público asistente podrá conversar con este destacado luthier nacional, maestro en la confección de Huapangueras, Cuatros, Guitarrones, Ukeleles, Mandolinas, Guitarras, Rabeles y Charangos.

El Centro Cultural de La Reina “Vicente BIanchi” tiene el agrado de invitar a la muestra itinerante “Taller de luthería de Luis Valdés Aguilar” a efectuarse desde el 6 al 20 de julio en la sala del Centro Cultural La Reina, ubicada en Santa Rita N° 1153 esquina Echeñique.

El público asistente podrá apreciar la construcción de los instrumentos de cuerda confeccionados por el lutier nacional Luis Valdés Aguilar: Huapanguera, Cuatro, Guitarrón, Ukelele, Mandolina, Guitarra, Rabel y Charango.

Luis Gonzalo Valdés Aguilera

Nací en Santiago, pero mi niñez y adolescencia pertenecen a la ciudad Talca. Por esa zona y sus campos acompañaba a mi madre Mercedes Aguilera a visitar a mi abuelo Filomeno, a quién recuerdo capataz y diestro domador de caballos del fundo de los Parot en Huilquilemu. (bosque de los zorzales).

Vitamos a la señora Cupertina, quien vivía muy cerca de mi abuelo. Cantaba y tocaba la guitarra traspuesta. A los once años escuché a mi mamá y a la señora Cupertina tocar la guitarra y cantar a dúo, convirtiéndose en la motivación inicial de mi interés por la música y los instrumentos. Ingresé al Liceo de hombres de Talca. Del liceo hay muy buenos recuerdos por la enseñanza entregada. Con especial afecto recuerdo las olimpiadas y sus competencias deportivas.

A los 18 años regresé a Santiago y tuve la gran oportunidad de conocer al Luthier Santiago Montecinos. El maestro luthier me enseñó noble oficio de los instrumentos musicales. Junto a la luthería ié dos años música en la escuela anexa al Conservatorio de la Agustinas y posteriormente, ingresé como guitarrista al conjunto folclórico de la caja de empleados públicos (Canaempu).

Durante la década de los ochenta formé parte de conjuntos de música popular y bailable, con actuaciones en diversos espacios urbanos tradicionales: las fondas de la Quinta Normal, las del Parque O’Higgins otros barrios lindos de la ciudad. Estuve siempre tocando la guitarra, sin embargo, continuaba con la disciplina autodidacta en la construcción de instrumentos musicales. En esos años ejecutaba la guitarra eléctrica lo que derivó en la construcción de varios modelos de tipo. Entonces, puedo concluir que mi formación en este oficio comenzó con las guitarras acústicas y después fueron las guitarras eléctricas, De estas últimas experimenté realizando sus “cápsulas” o micrófonos de manera absolutamente artesanal.

Las clases de música que impartía en forma particular a diferentes personas e instituciones me permitieron buscar estrategias para enseñar la música. Durante algunos semestres hice clases en un colegio de la Congregación don Orione a alumnos que pertenecían al coro y a unas monjitas no videntes. Para ellas realicé un pentagrama con palitos de maqueta para que al tacto de sus dedos pudieran reconocer las notas musicales. Creo que esa fue una experiencia muy especial en mi camino de enseñanza de la música y la luthería.

En los últimos años de los ochenta me instalé con el taller en el patio de mi casa en Macul. Desarrollaba trabajos de reparación y construcción de instrumentos solicitados por diversos cultores en rabel, charango, guitarrón chileno, cuatro y tiple. En los noventa comenzaron a llegar al taller estudiantes de música y de pedagogía, con los que comenzamos a compartir conocimientos recíprocamente.

Con la juventud he aprendido que puedes hacer lo mismo de diversas formas, a veces han resultado mucho mejor las nuevas técnicas descubiertas por los estudiantes…eso es excelente.

Durante la primera y segunda década del nuevo siglo con el aporte financiero de diversos fondos culturales he logrado desarrollar proyectos de luthería en cinco recintos penitenciarios, en la Región Metropolitana y en la cárcel de Rancagua. Estos proyectos ejecutados como talleres en los recintos penales se instalan en mi mente, teoría y práctica, como una forma de ayudar a un grupo de internos a construir su propia guitarra acústica. Se genera con ellos un tiempo de trabajo y de reflexión intencionada que entrega “herramientas” en el mejora miento de la autoestima y en la reinserción, por otro lado se desarrolla un objetivo patrimonial que recuerda aquella mítica tradición de las guitarras fabricadas en la cárcel.

En resumen práctico de un instrumento musical, está la caja acústica, que por vibración de las cuerdas producen las frecuencias oscilatorias de esta fuente sonora.

Cada instrumento musical está fabricado de distintas formas como la guitarra, rabel, cuatro, charango, etc. Así, emiten distintos timbres que dependen de las oscilaciones simples en la onda que se propaga.

En la construcción de un instrumento musical dependen varios factores que son indispensables para su sonoridad para su sonoridad. En este orden está el elemento principal que es la madera, su densidad, su origen y el secado natural en estado cristalino para su uso musical.

El calibrado de la delgadez para la construcción está a cargo del artesano, quien define los grosores para las determinadas partes del instrumento.

Los secretos para calificar un instrumento musical como de buena calidad son muchos, podría estar fabricado con excelentes maderas y su sonido no sería del agrado de la mayoría (no tendría que serlo). Es verdad que cada artesano tiene su propia mano para construir un instrumento, esto es como toda persona, cada uno tiene su propia tonalidad al hablar y también su propio timbre de voz por el cual le identificamos.

Lo importante para mí es construirlo con nuestras manos, con nuestro tiempo y descubrir uno mismo los aciertos y dificultades que tendremos en esta aventura.

“Ni desnudo ni bajando la escalera”

La obra se concibe como un tríptico de circo, artes visuales y música que integra estos conceptos dentro de un proceso creativo incentivando el intercambio entre las diferentes disciplinas.

Es una puesta en situación burlesca de nuestra sociedad contemporánea con sus amnesias, sus negaciones y sus irrealidades asumidas como reales para crear ilusiones sociales, narrada desde una mirada pictórica y circense, donde a través de un lenguaje corporal se exprimen situaciones absurdas de nuestro diario vivir.

Es un proyecto de creación financiado por Fondart Nacional 2016 en la línea de Fomento a las Artes Escénicas – Creación.

Reseña de la compañía
Equipo de profesionales de vasta experiencia en Chile y en Francia.El director e intérprete, Andrés Labarca es chileno, con estudios en Francia y aunque actualmente reside en ese país, está constantemente regresando a Chile para realizar seminarios y creaciones que aporten a las artes escénicas nacionales. Algo de su trabajo se encuentra en http://andres-labarca.tumblr.com/

FICHA TÉCNICA
Obra: Ni Desnudo Ni Bajando la Escalera
Compañía:Ni Desnudo Ni Bajando la Escalera
Dramaturgo: Colectivo
Director: Andrés Labarca
Elenco: Andrés Labarca – Jean Paul Mengin

Entrada: Aporte voluntario
Público: Todo espectador
Estacionamiento vehicular: sí, por Consistorial
Estacionamiento de bicicletas : No

“Ni desnudo ni bajando la escalera”

La obra se concibe como un tríptico de circo, artes visuales y música que integra estos conceptos dentro de un proceso creativo incentivando el intercambio entre las diferentes disciplinas.

Es una puesta en situación burlesca de nuestra sociedad contemporánea con sus amnesias, sus negaciones y sus irrealidades asumidas como reales para crear ilusiones sociales, narrada desde una mirada pictórica y circense, donde a través de un lenguaje corporal se exprimen situaciones absurdas de nuestro diario vivir.

Es un proyecto de creación financiado por Fondart Nacional 2016 en la línea de Fomento a las Artes Escénicas – Creación.

Reseña de la compañía
Equipo de profesionales de vasta experiencia en Chile y en Francia.El director e intérprete, Andrés Labarca es chileno, con estudios en Francia y aunque actualmente reside en ese país, está constantemente regresando a Chile para realizar seminarios y creaciones que aporten a las artes escénicas nacionales. Algo de su trabajo se encuentra en http://andres-labarca.tumblr.com/

FICHA TÉCNICA
Obra: Ni Desnudo Ni Bajando la Escalera
Compañía:Ni Desnudo Ni Bajando la Escalera
Dramaturgo: Colectivo
Director: Andrés Labarca
Elenco: Andrés Labarca – Jean Paul Mengin

Entrada: Aporte voluntario
Público: Todo espectador
Estacionamiento vehicular: sí, por Consistorial
Estacionamiento de bicicletas : No

Cierre de la exposición “Intemperie”

  • Cierre de exposición Miércoles 28 de diciembre de 2016, 19:30 horas.

Proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, Fondart Regional, Convocatoria 2016.

Rosario Perriello hace emerger esa condición silenciosa del material que contiene una carga que sólo la mirada acuiciosa puede llegar a penetrar. De esta manera nos enfrentábamos a Humedal (2012), en donde una serie de desechos materiales humanos construian una pequeña maqueta de un humedal en donde se pone énfasis, por medio de los materiales, el peligro que corren estos pequeños ecosistemas a causa de nuestra cultura del desecho.

En Intemperie, primera muestra de Perriello en Galería NAC, la artista prosigue el camino transitado en Humedal, pero con un proceso completamente distinto. En esta ocasión Rosario hace una suerte de inventario de las plantas que viven en estos ecosistemas, la investigación que realiza es como la de un botánico, en donde la artista explora el lugar, toma muestras, estudia las formas, sus texturas y dimensiones.

El resultado es éste pequeño herbario de proporciones naturales que se instala en la galería, configura un paisaje imaginario, desde donde emergen algunos fragmentos de plantas en bronce desde las murallas de la galería, dándole una condición orgánica a un entorno y a unos materiales completamente inanimados. Por otra parte están los collage de materiales reutilizados, que le sirven a la artista para concretar esta ficción de una orgánica artificial.

“Baldosas de Santiago”

  • Inauguración de la exposición y lanzamiento del libro, Jueves 24 de noviembre de 2016, 12:00 horas.
  • Jueves 24 de noviembre de 2016 al domingo 2 de abril de 2017.
  • Sábado 24 y Sábado 31 de diciembre de 2016 abierto hasta las 16:00 horas.
  • Lunes a domingo, 9:00 a 20:30 horas.
  • Galería del Diseño, Nivel -2 Centro Cultural La Moneda.

“La baldosa decorada como elemento de identidad en antiguos barrios de Santiago”

El Centro Cultural La Moneda junto a la Facultad de Diseño de la Universidad del Desarrollo y Baldosas Córdova invitan a conocer el valor histórico y estético del diseño ornamental a través de la muestra de fotografías, matrices y una rica variedad de tipologías de diseño de baldosas como un elemento que ha formado parte del paisaje arquitectónico de Santiago.

Esta exhibición forma parte de una investigación realizada en terreno por las diseñadoras Bernardita Brancoli y Joyce Berstein, docentes de la Facultad de Diseño de la Universidad del Desarrollo en las comunas de Santiago, Recoleta, Independencia y Providencia registrando el diseño y uso de baldosas.

El proyecto tiene como finalidad ser un aporte a la valoración del diseño en el espacio arquitectónico y urbano utilizando como elemento singular y cotidiano a la baldosa que está presente transversalmente desde la vivienda, comercio, espacios educacionales hasta plazas y aceras. Un producto que paulatinamente ha ido desapareciendo de nuestro entorno debido al cierre de sus fábricas y a la amenaza de la demolición de casas y barrios.

Proyecto financiado por Fondart.